El Ayuntamiento de Callosa d’en Sarrià, a través de la Concejalía de Servicios Técnicos, ha iniciado una actuación de mejora de la seguridad y la imagen del Poador de la Font Major.

El Poador sufrió el pasado mes de noviembre el derrumbamiento de su cubierta como consecuencia de las humedades que presentaba uno de los muros de apoyo. El Ayuntamiento en menos de una semana desescombró y limpió la zona. Ahora la nueva regidora de Servicios Técnicos, Lumi Puigcerver, ha informado de que se adecuará esta infraestructura del siglo XVIII, sobre todo, con trabajos que mejoren su seguridad, posibilitando que pueda ser visitada sin peligro alguno. Estos trabajos darán una solución provisional al Poador hasta que pueda destinarse una partida presupuestaria que dé una solución definitiva al monumento y su entorno.