Los presupuestos municipales para 2018 se vieron ayer frustrados ante los votos en contra del PP y la edil no adscrita, Monserrat Romeu, y las abstenciones de los socios de gobierno del PSOE y la edil no adscrita, Mª Carmen Mascaró.

El resultado de la votación hizo que las cuentas municipales para 2018 quedaran bloqueadas, tras seis meses de negociaciones entre los dos socios de gobierno, Compromís y PSOE.

El alcalde de Callosa d’en Sarrià, Josep Saval, ha expresado su “incomprensión” y “perplejidad” ante la actitud de los concejales del PSOE, que forman junto a Compromís el ejecutivo local, ya que “las cuentas municipales se habían trabajado con sus miembros y, sin embargo, en el Pleno de ayer se abstuvieron”.

Desde la Alcaldía y desde el grupo municipal de Compromís se han comprometido a “volver a abrir vías para buscar soluciones que desbloqueen el Ayuntamiento y le aporten la estabilidad que se merece, y poder así seguir dando servicios a los ciudadanos y mejorando el bienestar del municipio”. Así pues, el primer edil ha apelado “a la responsabilidad política” del resto de grupos políticos de la Corporación.